Jurisdicción Inmobiliaria

CPJ establece Reglas de Comportamiento Ético que deben observar todos los jueces del país.

BANNER WEB RESOLUCION 1781x711 pixeles

Con la medida se busca fortalecer el Sistema de Integridad Institucional, que engloba principios fundamentales para el correcto desempeño de las funciones jurisdiccionales.

El pasado 30 de julio, el Presidente de la Suprema Corte de Justicia, Magistrado Luis Henry Molina Peña, asumió el compromiso de velar por aplicar en su gestión los principios 12, 14, 15 y 16 del Código de Comportamiento Ético; compromiso que a su vez fue asumido por el Consejo del Poder Judicial (CPJ), en su Resolución núm. 008-2019 de fecha 6 de agosto del corriente.

Con esta decisión, se recuerda a los jueces y servidores judiciales la obligatoriedad de aplicar estos principios que promueven el efectivo desempeño en la administración de Justicia y fortalecen con ello la independencia, igualdad e imparcialidad en la judicatura, previstos en el Código de Comportamiento Ético del Poder Judicial dominicano.

En ese sentido, se establecen reglas fundamentales dirigidas a abstenerse de mantener reuniones con las partes involucradas en un proceso, evitar la exposición social con estos o sus representantes legales; así como no conversar por separado con las partes de procesos que estén ante su consideración, sin previa notificación a la contraparte o sus abogados.

Todo juez o jueza que reciba una solicitud de reunión o cita por parte interesada o su representante legal, deberá observar un protocolo diseñado para esos fines, considerando en el mismo que dicho encuentro se realizará siempre en presencia de la contraparte en el proceso y se levantará una minuta de los temas tratados.

Estas reglas vienen a complementar la decisión tomada por el CPJ en su reunión ordinaria del 30 de julio, en la cual se limitó el acceso de las partes involucradas en procesos judiciales a las áreas no públicas de los tribunales, en las que sólo pueden transitar jueces y personal autorizado.

Todas estas medidas han sido adoptadas en aras de fortalecer la transparencia e igualdad, y caminar hacia una Justicia más íntegra, confiable e imparcial, donde el Código de Comportamiento Ético Judicial sea aplicado y exhibido por todos los servidores judiciales.